Kungsleden en BTT

Hace años que le tenia echado el ojo al Kungsleden. Como de costumbre, de vez en cuando voy repasando las ideas de aventura que me rondan constantemente por la cabeza. La idea original era hacerla en Fat Bike en invierno, pero buscando información se me pasó por la cabeza que quizás se podría recorrer en bici en verano. Y al buscar información en esa dirección descubrí que algunas personas ya lo habían hecho, pero no muchas, así que la idea de haber descubierto un tesoro escondido fue demasiado tentadora.

25 kg con todo lo necesario para los siguientes 5 días, no está mal…El lujo de los primeros quilómetros del Kunsleden.

El kungsleden, o Camino del Rey, es un recorrido de 440 km que transcurre por le norte de Suecia, desde Abisko hasta Hemavan. Normalmente se hace caminando en verano y con esquís en invierno. Está totalmente señalizado y en algunos tramos podemos encontrar refugios completamente equipados y guardados cada 15 km y en otros tramos nos podemos tirar 100 km sin encontrar nada. Uno de los atractivos que tiene esta ruta son los lagos que hay que cruzar, en verano podemos encontrar baquitas de remo que están previstas para que la gente las use de manera gratuita y en ocasiones hay barcas a motor para los tramos de agua más largos, pero estas ya son de pago.

Durante toda la ruta podemos encontrar las típicas pasarelas de madera para para salvar humedales y algún que otro tramo de piedrasLas pasarelas de madera nos siempre son las aliadas de las bici…

La poca información y los videos que encontramos sobre la gente que había hecho el Kungsleden en bici sonaron como cantos de sirena en mi cabeza. Desde el principio tenia pensado en ir solo, pero algo así tenia que compartirse, así que fue fácil reclutar a los incondicionales de siempre emulando a Shackelton con su mítico anuncio en el periódico:” Se buscan hombres para viaje peligroso.  Salario bajo, frío penetrante, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.” Cambiando el frio permanente por ola de calor y los mese de larga oscuridad por el sol de media noche y los mosquitos.

El punto más alto de la ruta 1236 m, a mediados de julio sigue nevado…

3 aviones, un autobús, dos dosis de Pfiser y un PCR bastaron para llegar a Abisko y empezar a pedalear, los 15 primeros quilómetros los rodamos como niños pequeños, un paisaje espectacular entre bosques, ríos y puentes de pasarela. En el quilómetro 16 empezamos a ver que no todo iba a ser un regalo. En el quilómetro 20 entendimos por qué había poca gente que hiciera esta ruta en bici y en el 25 me quería morir por haber engañado a 3 colegas para ir al supuesto “Paraiso escondido” del Bikepacking….

Uno de los cientos de puentes que encontramos durante la rutaLa inmensidad de los paisajes del norte de Suecia

La ruta resulto ser poco ciclable, todos coincidimos que nos pareció un 50% ciclable y un 50% de empujar la bici, en lo que no nos ponemos de acuerdo es si ese 50% es sobre los quilómetros recorridos, la mitad a pie y la otra mitad en bici, o si es la mitad del tiempo en bici y la otra mitad en empujando la bici. Es evidente que 1 hora en bici recorres más que una hora empujando la bici.

Luchando contra las piedas, una constante durante la rutaParece absurdo montar el campamento en un lugar donde no se hace de noche, en estas latitudes en verano “gozamos” del sol de media noche…

Al igual que hay tramos que son un regalo para rodar en bici por la belleza del entorno y la facilidad del camino, en otros momentos uno decide poner el pie en el suelo harto de ir rebotando de piedra en piedra y luchando cada pedalada para avanzar sin perder el equilibrio a cada centímetro por lo costoso que resulta avanzar. Dependiendo de los ánimos de cada momento uno puede alargar más o menos los tramos ciclables pero tarde o temprano la realidad te hace aceptar que es más sensato seguir a pie que dejarse el alma en el intento.

Uno de los lagos que hay que cruzar en barca a remos, no muy pensadas para cargar bicis…Aquí la autosuficiencia toma otro sentido, con una caña puedes cenar de lujo…!!!

Una vez hemos dejado claro que el Kungsleden no es una ruta recomendada para recorrer en bici, a no ser que te vaya la marcha… (Ya nos hubera gustado haber leído una crónica así de sincera antes de decidir aventurarnos en el Kungsleden). También me gustaría contar que tras la épica de la ruta y de mi sentimiento de culpabilidad de haber engañado a mis compañeros de fatigas, la sensación una vez terminada nuestra incursión en el Kungsleden feu: ”Que ruta más guapa y que bien nos lo hemos pasado…!” Hay que decir que es uno de los sitios más guapos para empujar la bici, aunque hay tramos muy rocosos, los desniveles no sin exagerados y el entorno enamora.

A parte del intenso Hike a Bike, En Suecia hemos encontrado unos paisajes increíbles de valles infinitos donde poder acampar donde te apetezca, bañarte en lagos y ríos, acampar donde quieras, pescar la cena y cocinarla a la brasa con un fuego en el suelo, rodeados de una naturaleza imponente e infinita. Hay pocos lugares en Europa donde todo esto esté permitido, y estas pequeñas cosas le dan un toque genuino a la ruta. Recomiendo muy en serio esta ruta para hacerla a pie o en esquís, aunque sea solo una parte.

Tengo la certeza que el Kungsleden y yo volveremos a vernos las caras más pronto que tarde, lo que no tengo claro es si será con ruedas normales o de nieve…. 😉

Caracol

Campeonato del Mundo de kayak extremo

Después de varios años de parón la máxima competición de kayak extremo ha vuelto al valle de  Oetz para quedarse. El pasado fin de semana de Octubre se celebro en la pequeña localidad de Oetz en el corazón de Tirol austriaco el Campeonato del Mundo de kayak extremo. 180 participantes de 25 países acudieron a evento para ver quien era el más rápido. La semana empezó con fuertes lluvias que cuadriplicaron el caudal del rio de la noche al día haciendo del tramo de competición un autentico monstruo, así que hubo que esperar a que el rio volviera a bajar de caudal para poder retomar los entrenamientos.

El viernes se realizaron las rondas clasificatorias para seleccionar a los 50 palistas más rápidos para disputar las semifinales y finales el sábado en el espectacular tramo de Wellerbrucke.

Personalmente creo que estuve remando bien durante el fin de semana considerando las pocas sesiones de entrenamiento que pude realizar en el tramo de la competición pero tres errores en la final me alejaron de las posiciones de podio a 1.69 segundos del estadounidense Dane Jackson, ganador de la prueba. En mujeres la alemana Lauara Hofberger consiguió ser la más rápida

El domingo se realizó un descenso popular en el tramo bajo del Oetz hasta el Inn y unos talleres de ‘Free Rivers Fund’ de concienciación acerca de los diversos proyectos hidroeléctricos, en especial el que ya esta en fase de desarrollo tan solo unos kilómetros aguas arribas de donde se realizo la competición.

Creo que es fenomenal ver a marcas como Vaude, pioneras en el desarrollo de producto sustentable y eco-friendly apoyando este tipo de eventos y este deporte.

En conclusión ha sido una gran semana disfrutando de los maravilloso paisajes del Tirol entrenando y remando uno de los mejores ríos de los Alpes con amigos y el próximo año más y mejor!

Posta Warm Tights

Culote elástico de ciclismo diseño softshell para ciclismo hibernal, cortavientos, repelente al agua y muy transpirable confeccionado en poliéster reciclado.

 

Ravier 350 m 6c+/A1 al Pilar del Embarradere + Grand Pic Midi d’Ossau 200m III. 2884 m

Para ir al Midi d’Ossau se pasa por Sabiñánigo y Panticosa hasta  el Col du Pourtalet. Desde aquí en 1 hora por camino bien marcado subiremos al refugio de Pombie. Para escalar en el pilar del Embarradere se va por el collado de Peyreget. Sin perder altura se va ladeando la pared hasta divisar 2 colladitos: uno inferior y otro superior. Se coge el superior para bajar después al circo del Embarradere. Una vez en el  circo veremos un punto débil por la derecha que presenta un largo de 4+ y que conecta con una vira herbosa que lleva hasta el pie de vía (1h 30’). Conviene no confundir un plató que hace antes del circo y de donde nace un gran diedro justo debajo del Petit Pic.

La ruta empieza bajo unos techos rotos. Es importante montar la R0 para evitar el impacto de piedras. El primer largo es el único perdedor ya que va navegando por  buena roca flanqueando a la derecha. El resto de la ruta es una escalada realmente excepcional sobre fisuras. El largo 6 se derrumbó y ha quedado un  largo duro sin encadenar. Nosotros lo probamos y debe rondar el séptimo superior. También está la opción de escalar una fisura a la izquierda de 7a+ para evitar este largo laborioso.

Una vez en la cima del Pilar se sube al Grand Pic en 200 m por terreno sinuoso y con posibilidad de ensamblar. Máximo 4+. El descenso más cómodo se realiza por la normal al Grand Pic. Se baja hacia el sur por una serie de terrazas y destrepes por diedros y chimeneas. Unas 2h hasta el refugio. En total unas 12-14 horas de actividad.

Guille Cuadrado

 

Descubriendo Euskal Herria

Bici, alforjas…una sana intención y mucha curiosidad. Curiosidad por descubrir los entornos físicos que relatan historia marítima. Y mucha curiosidad por conocer los compañeros de viaje. Si algo condiciona estas aventuras, son los compañeros.

Ruta que busca redescubrir una historia, la historia marítima del País Vasco, una historia que habla de construcción naval, de tecnología y conocimiento marítimo, de rederas, de oficios marinos, en definitiva de una cultura marítima muy arraigada y que hoy estamos perdiendo. Esta ruta en bici  busca transitar los rincones que tienen algo que contarnos en relación a la historia marítima. Esta es la intención de la ruta. Una intención que hay que trabajarla, alimentandola con lecturas, entrevistas, fotos de la época…en definitiva suscitando la curiosidad. Esta intención marca la ruta, condiciona la forma de viajar e incluso de pedalear.  Y en cierta medida, viene a decirnos que para explorar o sumergirse en aventuras no hace falta irse al otro extremo del mundo. En nuestra proximidad más cercana se encuentran las aventuras que tu quieras si te preparas para ello.

720km de historia, 40 pueblos testigos de esa historia y 6 compañeros tratando de aportar diferentes miradas. Mar o montaña? eso es el país vasco. Una pregunta que provoca el país vasco. A veces una serie de casualidades te llevan a Getaria un día cualquiera de septiembre. Allí, después de disfrutar de una buena cena en la que no podía faltar el txacoli nos preparamos para iniciar una ruta en bicicleta que daría la vuelta al País Vasco.

 

Día 1: Getaria- Mundaka

Salimos de Getaria dejando el mar a la derecha, siempre a la vista. Alternando carreteras secundarias y tramos de pistas forestales vimos de lejos la ermita de San Telmo de Zumaia y los espectaculares flyschs, una formación rocosa que forma parte de la red de geoparques mundiales de la Unesco. Nos alejamos un poco de la costa para ir a visitar el santuario de Itziar. Seguimos bordeando la costa pasando por Ondarroa, Lekeitio, Ea y Laga, hasta llegar a la reserva de biosfera de Urdabai, donde nos ahorramos una vuelta de más de 30 km cruzando con una barca los apenas 300 metros que separan los dos lados de la ría.

Día 2 Mundaka- Getxo

La carretera de Mundaka a Bakio es un sube-baja constante. Después de Bermeo una fuerte subida nos llevó al mirador de Gaztelugatxe. Dejamos Bakio atrás con otro pequeño puerto en medio de un bosque hasta llegar a Lemoiz donde quedan aún los restos de una central nuclear que nunca llegó a ponerse en marcha. Acercándonos y alejándonos de la costa llegamos a Getxo.

Día 3: Urduña- Vitoria

La primera aventura del día fue coger el metro empapados para cruzar Bilbao y llegar con tren a Urduña. El día se despejó y nos permitió disfrutar de la subida al puerto de Urduña, frontera con Castilla-León, y donde Ocaña atacó a Merckx y logró ganarle unos segundos. Nos desviamos de la ruta para ir a ver el Salto del Nervión, espectacular a pesar de no haber agua. Tras unos pocos quilómetros por Castilla volvimos a adentrarnos en el País Vasco. Pedaleando por carreteras pequeñas rodeadas de campos de girasoles llegamos a Añana, donde paramos para visitar las salinas. Cuando volvimos a ponernos en marcha, a poco más de treinta quilómetros para Vitoria nos atrapó la lluvia que nos acompañó hasta que llegamos.

Día 4: Vitoria- Legazpi

Salimos de Vitoria por pistas forestales y caminos que no parecía que estuviéramos en la capital del País Vasco. Llegamos a Alsasua sin cansarnos demasiado, aprovechando pedalear en llano con el parque natural del Aizkorri a la izquierda. Un pequeño puerto con una bajada de las que disfrutas nos llevó a Zegama. De allí un último puerto, precioso hasta Legazpi.

 

 

Naila Jornet y Ion Irurzun

Colouir de Gaube

Ascensión realizada con  extrema audacia para la época a manos de Jean Bazillac, Henri Brulle, Roger de Monts, Célestin Passet y François Salles el 7 de Agosto de 1889.  Fué durante largo tiempo, la referencia en materia de course de glace en los Pirineos. 1era temptativa de ascensión con primer descenso del couloir, y, 20 días después, passo del muro de hielo: 6 y 25 Junio 1927 – Jean Arlaud, Charles Laffont. Segunda ascensión: 14 Julio 1933 – Joseph Aussat, Henri Barrio, Joseph Loustaunau. Tercera ascensión: 15 Julio 1933 – François Cazalet, Henri Lamathe, Robert Ollivier, Jean Senmartin. Primera hibernal: 20 Enero 1964 – Patrice de Bellefon, Raymond Despiau.

Cotación:  TD- IV X3 P3 4 M4

Material: Material de Seguridad en glaciar, 4 tornillos de hielo, Algún pitón variado, Juego de friends

Altitud: 2500 m / 3298 m

Desnivel  positivo 600 m

Desnivel de las dificultades: 600 m

Pendiente a 85°

Histórico Couloir de Gaube al Pique Longue, 50 años después de su primera escalada en invierno, sigue siendo un gran clásico y una guinda que a todos les gusta tener en su libreta. No por su dificultad, pero si por su historia y su elegancia. Nuestra intención era escalar la goulotte de la Y a la punta chaussenque, pero la gran cantidad de nieve recién caída, el compañero que se dejó el arnés en su casa y cinco personas delante nuestro abriendo huella en el Gaube lo tuvimos claro, Couloir de Gaube!!!

Salimos a la siete de la tarde del parquin de Pont d’Espagne, y solo tres minutos después, Sei se da cuenta que se le olvidó el arnés en su casa… volvemos al coche, regiremos todo el material y no sale, pedimos a unes personas que andan por el parquin y tampoco tiene ninguno.. Probamos con un par de cintas entre las piernas, luego dos más por el pecho y finalmente con un estribo y dos cintas en el pecho montamos un arnés bastante cómodo. La fiesta hasta el refugio continúa. Pasadas las diez de la noche llegamos al refugio des Oulettes, allí nos reciben con la estufa encendida.. Que gran llegada la nuestra. Cenamos algo y a dormir. Mañana ya veremos cómo está el monte y decidiremos que hacer. Nos levantamos a las 5 de la mañana, café y cigarro, nos equipamos y salimos del refugio, aún no se ve nada pero parece que hay bastante nieve, andamos media hora y vemos bajar del collado unos frontales, seguro que van a la Y!

Enseguida aparecen otros frontales, pero estos van con esquís y también se dirigen al Gaube, buena señal, no somos los únicos locos por aquí. Pasadas las siete de la mañana llegamos a la rimaya del corredor, está totalmente tapada de nieve, nos equipamos con los crampones y seguimos las trazas de las cordadas que van delante nuestro. La sorpresa viene cuando vemos que siguen recto en la bifurcación para escalar la Y, ellos tiran recto, nosotros empezamos una travesía muy expuesta y cargadísima de nieve, paramos un momento, pensamos en las condiciones y finalmente no desaprovechamos la ocasión de hacer el Gaube, ninguno de los dos lo ha escalado y nos están abriendo huella… y si van 5 personas será que hay hielo en la cascada final?? Gaaas al Gaube!! Seguimos subiendo centenares de metros y disfrutamos mucho, las condiciones son perfectas y casi no nos cae nada encima. Llegando al final del corredor, vemos a un chico con los esquís en los pies, Sei! No van al gaube, lo quieren descender esquiando!!! Ya veras que no habrá hielo y por la roca le vas a dar tú!!!

Llegamos a una reunión de dos clavos y les indicamos a los chicos que ya pueden bajar y que muchas gracias por esperarse media hora para no matarnos tirándonos nieve y piedras encima mientras subíamos. Lo dejamos pasar y llegamos a los pies del último resalte, se bé muy seco pero con algo de verglás en la parte derecha. Una cordada de 3 si que tiran hacia arriba, esperamos torno y salgo yo motivado por escalar un largo mítico de los Pirineos, la otra cordada han salido por la izquierda, yo veo posibilidades de salir escalando en hielo por la derecha y hacer el clásico couloir de Gaube. El hielo no era muy Bueno pero conseguí meter un tornillo corto y hacerlo todo en piolet tracción!!! Llego a la reunión súper contento y sube Sei ultra motivado y contento por haber escalado el gran clásico de Pirineos. Ya solo queda la larga bajada hasta el refugio sin dejar de la lado la larga subida al collado antes de llegar a les Oulettes. En el corredor encontramos una reunión de pitones muy mala a mitad de la vía, y otra de major llegando al último largo, la de la cima yo la monte con friends, pero luego vi otra de chapas más a la izquierda. Bonito corredor indispensable para cualquier pirineísta.

SEI y JOU

Kuro Light Jkt

Bosques del Bisaura

Hoy os queremos hablar de una bonita y solitaria salida por los bosques del Bisaura hasta el Castillo de Milany. Empezamos el camino siguiendo las marcas azules, que nos adentran en un hayedo lleno de Ramonda myconi (oreja de oso), Anemone hepatica, (hierva del hígado) , fresas, acebo, tejo, Polygala calcarea(hierva azul )hasta llegar a una pista donde giraremos a la izquierda hasta llegar a un sendero a la izquierda con marcas amarillas. Seguiremos por el sendero hasta volver a cruzar la pista forestal y entrar otra vez en un hayedo que nos dejará en el Ras de la Cau.

A partir de aquí cambia la vegetación y estaremos en prados alpinos con castaños inmensos y un paisaje verde intenso hasta llegar al Castillo de Milany, donde a dia de hoy solo quedan unas bonitas riunas con vistas a todo Pirineo y Cataluña central. La bajada está poco definida pero marcada con palos y hitos que a veces cuesta de ver, hasta llegar a la casa de Milany donde seguiremos por la pista hasta cruzar el rio y coger el sendero de la derecha hasta el morro del Quer.

El morro del Quer es un precioso y solitario mirador a los bosques desconocidos del Bisaura, y se laza sobre una pared con vías de escalada artificial debajo. Deshacemos este último trozo del camino hasta el río y lo reseguiremos por la derecha en un pequeño sendero que nos llevará a ver un par de cascadas que vale la pena ver. Una vez hecho, volvemos a la casa de Milany y seguimos por la pista hasta ver un sendero marcado a la izquierda que nos dejará en la pista forestal que nos llevará hasta les baumes del teixidor. Esta preciosa bauma hace unos cien metros de largo por una treintena de altura en las partes más altas y es, todavía hay restos de construcciones, bastante deterioradas.

Está dividida en dos partes muy bien diferenciadas: La parte derecha es la más sencilla: se entra a través de una rampa, ya que se utiliza para guarecerse ganado. En el fondo hay dos habitaciones aún enteras y también un pesebre. El techo de estas habitaciones es ahumado, ya que durante una temporada había dos familias masoveras que una vivían aquí. En la parte izquierda es donde había las viviendas principales y habitadas durante más tiempo. El techo es completamente ahumado. Se conserva el horno, en bastante buen estado, en una de las paredes exteriores que harían de fachada. De estas estancias de la izquierda, algunas, las que quedan más a la esquina y, por tanto, elevadas, no necesitaron de la construcción de un techo. Las de más a la derecha sí. Aquí en este sector hay, pues, cinco habitaciones enteras más un par, más exteriores, que se pueden intuir.

Una de estas habitaciones más exteriores y que debía tener techo, todavía tiene los restos de lo que parece una viga, pero que en realidad es una canal para transportar el agua. Actualmente se utiliza para resguardar el ganado. Dentro del conjunto de las cuevas más grandes ésta fue la última en ser deshabitada, a principios de los 50. Sin embargo, otras cuevas más pequeñas de la zona fueron ocupadas hasta bien entrados los años 60.

Se dice que durante una temporada se habían hecho piezas de las famosas pistolas de Ripoll. Una vez visto solo nos queda seguir la pista forestal hasta Llaés.