PROXIMAMENTE…

[vimeo http://www.vimeo.com/48945732 w=500&h=281]

DESPLOMA’T 2012

Llega la segunda edición de uno de los mejores eventos de escalada de nuestro país !! Y Edelrid y Vaude colaboran de manera activa en conseguir que siga creciendo cada año… mas y mejor…

[vimeo 46063591 w=500 h=281]

http://desplomat.blogspot.com.es/

https://www.facebook.com/pages/DESPLOMAT/156465597793887

RODAMON XAVI NARRO – 34 DIES – 3174 Km

Odessa, Ucrania, 31 de agosto de 2012

 Ya han pasado dos semanas desde que dejé Ljubljana pero los recuerdos de los días que pasé ahí me parecen de otra era. Si alguna vez habéis hecho una ruta larga, sabréis de qué os hablo: el tiempo se distorsiona de mala manera cuando viajas.

A diferencia de las dos primeras semanas de viaje, en las que pedaleé desde Barcelona hasta Eslovenia con mis amigos Scott Hayashida y Xavi Normal, esta segunda quincena de agosto he ido solo.

Ya he hecho otras rutas sin compañía antes, pero nunca había tenido encima la presión de prever más de un año sin compañía. Por suerte, una vez dejé atrás el área metropolitana de Ljubljana, la amabilidad de las verdes colinas eslovenas me ayudó a olvidar la soledad. En parte por la belleza de postal del paisaje pero también por los desniveles exagerados con que tuve que enfrentarme, algunos del 16 %, que no me permitían pensar en otra cosa…

Tras un tránsito de un día por Croacia llegué a Hungría (Magyarország, en húngaro), país poco amable con los ciclistas. Desde la entrada por Letenye hasta la salida por Debrecen tuve que rodar por carreteras restringidas a bicicletas. No es que me guste especialmente saltarme las normas, y menos si puede haber una multa de por medio, pero no existía ninguna ruta alternativa. Mientras pedaleaba con inseguridad me encontré con Antoine y Julien, dos franceses de Toulouse que iban a Budapest también en bici para luego dar un rodeo por el norte y volver a su ciudad. Ellos me confirmaron que la única posibilidad para llegar a la capital húngara era esa carretera que cada kilómetro nos recordaba con una señal que estábamos infringiendo la ley.

Llegamos a Budapest el 20 de agosto, coincidiendo con la celebración de la Fiesta Nacional de Hungría, así que hicimos bien en dejar las bicis en el hotel para unirnos a la multitud y pasear por la orilla del Danubio y admirar los fuegos artificiales sobre el río.

 Pero el día siguiente tocaba hacer 100 km más, así que nos dejamos de fiestas y me despedí de mis nuevos amigos franceses. Había estado bien rodar en compañía de nuevo, aunque hubiera sido por tan poco tiempo.

 Al oeste de Budapest me encontré carreteras más tranquilas pero con las mismas señales de prohibición para bicicletas. Eso sí, ahora ya había aprendido a ignorarlas sin dudar. De Hungría debo destacar la belleza del centro histórico de la mayoría de sus poblaciones, por supuesto de Budapest pero también de otras ciudades que hace ocho años, durante mi viaje de Barcelona a China, no había tenido la suerte de conocer, como es el caso de Debrecen. Aparte, tengo que añadir que la inmensa barrera lingüística que representa el húngaro se relativizó fácilmente gracias a la simpatía de casi todo el mundo que conocí.

Tras Hungría me esperaba Rumanía, un país al que tenía muchas ganas de volver porque hace ocho años me trató muy bien. Solo entrar me adentré en los montes Maramures, parte de los Cárpatos Orientales. Ahí llegué a la máxima altura de lo que llevo de viaje, 1.460 metros sobre el nivel del mar en el paso de Prislop. La noche que dormí más alto, en un campamento gitano, salí un momento a hacer mis necesidades y tuve que volver a la tienda huyendo del frío alpino: suerte que mi saco Ice Peak me esperaba para ayudarme a dejar de tiritar.

Al otro lado de las montañas me esperaba una zona extremadamente rural del país rumano, pero también muy pintoresca: a lo bello del paisaje cabe añadir la gracia de sus pueblos, de casas de madera pintada y grandes pórticos tallados que nos dan la bienvenida. También ahí se encuentran las iglesias de madera de Maramures, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como la del Monasterio de Bársana.

De regreso a tierras más bajas seguí el curso del río Moldova hasta Capu Codrului, un pequeño conjunto de casas donde durante mi anterior viaje conocí a la familia Flais, ya que vieron cómo mi amigo Enric y yo íbamos a acampar en un prado y nos lo impidieron invitándonos a dormir a su casa. ¡La cara de sorpresa que pusieron cuando me vieron regresar, ocho años después y otra vez en bicicleta, no tuvo desperdicio!

Con este bonito recuerdo dejé atrás a mis amigos y sufrí unos días de lluvia y viento intensos. Os puedo asegurar que tras pedalear horas bajo la tormenta no entró ni una gota de agua en mis alforjas Aqua Back Plus.

 Una vez seco llegué a Moldavia, un pequeño país muy desconocido en general. A medida que aumenta el nivel de pobreza durante mi ruta, también empeora el estado de las carreteras. Eso sí, cuanto más aislado sea el territorio que visitas, más genuino es el acercamiento de la gente con quien te encuentras. Por eso me gusta tanto viajar en bici, porque despiertas un interés auténtico en las personas con quien te cruzas y eso te permite establecer buenas relaciones.

Un dato curioso, en Moldavia crucé la parte conocida como Transnistria, un pequeño territorio entre el río Dniéster y Ucrania que posee soberanía de facto, con su propia bandera, su propia moneda, su propio ejército…

Y desde allí, sin conceder soborno alguno a los militares transnistrianos, he llegado a Odessa, ya en Ucrania. Sigue el viaje hacia el este, ahora en una nueva dimensión donde el alfabeto latino deja paso al cirílico y el remanente espíritu de la URSS se pelea con la apertura a Europa Occidental. Seguimos hacia adelante con Vaude y Edelrid y no nos va a parar nadie, porque el límite lo ponemos nosotros. ¿Alguien se apunta? ¡Hasta pronto!

[vimeo 48429833 w=500 h=281]

¿Quieres una mochila Vaude Astra Light 40?

Vèrtic y EdelridVaude Spain sorteamos esta mochila entre todos aquellos que nos digais el nombre de 2 deportistas esponsorizados por Vaude o Edelrid (uno español y uno internacional)

Puedes escribir tu respuesta hasta el domingo a medianoche en nuestro muro del facebook o escribiendo un tweet con el hashtag #SorteoVerticVaude @vertic_es @edelridvaudeEsp

ARNO ILGNER EN BARCELONA

 

Mas información…

www.elsbousdelasalle.com

CATALOGO DE EDELRID 2013

ECHAR UN VISTAZO AL ENLACE OS GUSTARA……

http://www.wobook.com/WBCs1MV9xT4t/Workbook-Sports-2013-Wobook.html

ImagenImagenImagen

TIMELAPSE DE VAUDE – EQUILIBRIO CON LA NATURALEZA

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=umYVk0CP3Ig?rel=0]

Open Bloc Ingravita – Igualada

Mas información en:

www.ingravita.cat

RODAMON XAVI NARRO – 15 DIAS – 1554KM

Ljubljana, Eslovenia, 15 de agosto de 2012

Dos alforjas Aqua Back Plus, una Top Case encima y una Aqua Box para el manillar. La noche antes de empezar mi vuelta al mundo en bicicleta no tenía ni idea de cómo metería ahí todo lo necesario para sobrevivir más de un año en la carretera. Apenas pude dormir resolviendo tal rompecabezas y por los nervios, pero ya no había vuelta atrás: tenía una bici híbrida ideal para el cicloturismo, la ruta por los cinco continentes preparada y todo el material necesario proporcionado por Edelrid y Vaude.

Por fin amaneció y me reuní con familiares y amigos en la Plaça de Catalunya de Barcelona. Preferí que la despedida fuera rápida porque no quería ponerme sentimental delante de tanta gente y de las cámaras de Barcelona TV, así que me hice el duro y me puse en marcha hacia la salida de la ciudad seguido de algunos valientes montados en sus bicicletas. Al principio éramos un grupo respetable: algunos se quedaron en las afueras para devolver el vehículo en la última estación de Bicing, el servicio de bicicletas públicas de Barcelona; otros se fueron despidiendo a medida que avanzábamos por el Maresme; y cuatro llegamos a Girona, final de etapa, esa misma tarde, 104 km en poco más de cinco horas de pedalear.

La primera parte de la ruta se dirigía al norte, bordeaba el Mediterráneo al llegar a Francia, atravesaba Italia por las estribaciones más meridionales de los Alpes y se internaba en Eslovenia para, desde ahí, adentrarse en Europa Oriental. Mis amigos Scott Hayashida y Xavi Normal me han acompañado dos semanas hasta aquí, Ljubljana, la capital de Eslovenia. Les agradezco mucho su compañía porque cuando haces una ruta de estas características, especialmente de tal duración, el principal problema no suelen ser las piernas sino la cabeza. Viajar solo puede ser muy agradable y es altamente recomendable para poder reflexionar y tener más opciones de conocer a gente nueva por el camino; pero estar 15 meses solo es una prueba tan dura como ascender al Tourmalet. Por eso me alegré tanto cuando ese par de locos me informó de que no permitirían que les echara de menos nada más empezar mi periplo.

 Durante estas dos semanas he repetido la ruta que hice en el 2004, cuando viajé de Barcelona a China con mi amigo Enric Masferrer. La decisión de repetir el mismo camino se debe a mi interés en ver cómo ha cambiado todo en ocho años y también porque me tengo muchas ganas de volver a ver a las personas que conocí entonces. Tal como ocurrió aquella vez, tanto Catalunya como Francia e Italia han resultado especialmente duras de cruzar en bici por diversos motivos: el tráfico, el calor de agosto, la falta de hospitalidad de muchas personas (no todas, evidentemente)…

A pesar de ello, hemos disfrutado infinitamente con algunos paisajes y poblaciones, a destacar la Camarga, la Provenza y la Côte d’Azur francesas y los Apeninos italianos y las ciudades de Piacenza, Cremona, Mantova y Padova. Ha sido un placer alternar entre días de pedalear entre campos de espliego y días de botar sobre los adoquines de las villas medievales. Perdonad que no incluya Venecia en esta lista, pero cualquiera que haya estado en la Serenísima supondrá qué tortura representa tener que arrastrar una bici tan cargada entre las mareas de turistas y subir y bajar los escalones de los cientos de puentes que cruzan los canales. Desde ahí, ha sido casi un paseo llegar hasta Ljubljana, eso sin obviar lo que sudamos para cruzar los Alpes Julianos, cuando ascendimos de prácticamente cero hasta más de 800 metros sobre el nivel del mar.

Durante estos días hemos alternado estancias en casas de huéspedes, hostales, hoteles y cámpings para poder ducharnos y lavar la ropa con lo que más me gusta: acampada libre en zonas remotas en medio de la naturaleza. Para ello contaba con mi Power Lizard UL, una tienda de un kilo de peso y tan espaciosa como la habitación de un hotel de cinco estrellas para poder alojarnos a mí y a mis alforjas con absoluta comodidad. Eso sí, la bici dormía fuera.

Ahora estoy en medio de un descanso de cuatro días en Ljubljana, donde me he encontrado con mi novia, para dar una pequeña tregua a mis piernas. Mañana vuelvo a cargar las alforjas en la bici y a tirar hacia el este, camino de Hungría. Tras ello, me queda cruzar el resto de Europa y pasar Rusia y Kazakhstán. Una vez ahí, superaré mi límite al sobrepasar la meta de mi anterior viaje: entraré en China y me dirigiré hacia el sudeste asiático hasta Indonesia, desde donde saltaré a Australia; una vez ahí, tendré que coger otro avión para llegar a Santiago de Chile, desde donde pedalearé hasta Canadá; ahí me toca otro vuelo hasta Casablanca, Marruecos, y desde ahí solo faltará cruzar el estrecho de Gibraltar y bordear el Meditarráneo hasta casa, Barcelona. Casi 40.000 km en 15 meses…

Xavi Narro ha trabajado como guionista en Barcelona TV, Mediapro y, hasta junio, en el programa APM? de TV3.

Pedaleará unos 40.000 km por cinco continentes durante 15 meses.

De momento ha recorrido la distancia entre Barcelona y Ljubljana, 1.554 km, en 15 días.

Podéis seguir su viaje en:

www.rodamon.tv

http://www.facebook.com/rodamon.tv

@Rodamontv