Como distribuir la carga en la bicicleta

Y tú, ¿cómo llevas lo del peso?

Dentro del ámbito de los ciclo viajeros hay un tema que puede parecer banal pero que llena muchas horas de discusión, como distribuir la carga en la bicicleta. Desde siempre he oído una teoría que parece ser aceptada por toda la comunidad viajera. Esta teoría habla de repartir el peso total de las alforjas + ciclista de tal manera que la rueda trasera a soporte el 60% del peso y la delantera el 40%. Hasta hay quien habla de un70% detrás y 30%. Nunca me ha parecido que nadie pusiera objeción, estas teorías se han dado siempre por validas sin que nadie las discutiera mucho. Pero lo cierto que es que por mi parte, hace años que las pongo en duda. Quizás fuera validas hasta que apareció el bikepacking, o quizás hastano hace mucho había pocas soluciones para repartir mejor el peso en una bici, o las grandes rutas nunca se había adentrado en terrenos de montaña más técnicos donde el reparto de pesos requiera ser distinto.

Sea como sea, hoy no entraremos en el fondo de la cuestión, esto lo dejaremos para otro día. Pero si que hablaremos del reparto de peso que utilizamos en nuestras rutas por la nieve contradiciendo los postulados de la vieja escuela. De esta manera abriremos un melón que nos ayudará a entender que quizás el reparto de peso en una bici, sin ser un aspecto vital, puede ayudarnos a ser más eficientes y a tener una conducción más acorde a lo que necesitamos en cada ruta. Con lo que ganaríamos en una conducción más dócil y menos fatiga al final del día.

¡Al lio!

Si nos ponemos en el contexto de una ruta en bici de nieve, entenderemos que las condiciones del suelo, la nieve, pueden ser muy variables. Si la nieve esta dura la conducción puede ser muy agradecida. Pero cuando la nieve está blanda, ya sea por una nevada reciente o por la transformación debido a un aumento de la temperatura o de la humedad, la cosa se puede complicar hasta puntos insospechados. Las Fat Bikes son ideales para rodar por terrenos blando gracias a la anchura de su neumático. Esto ayuda a que la bici no se hunda en la nieve aportando un efecto de flotabilidad en comparación a las bicicletas convencionales. En nuestras primeras rutas por Laponia, unos diez años atrás, la manera de repartir el peso en nuestras bicis era la convencional. Un porta bultos en la parte trasera de la bici con unas buenas alforjas y alguna bolsa de manillar.

Pero la nieve blanda es lo más perecido al viento de cara… siempre está ahí para que no lo olvides…. Así que en nuestra segunda ruta por el norte de Finlandia ya entendimos que teníamos que cambiar de estrategia. Nos dimos cuenta que en condiciones de nieve muy blanda se nos hundía la rueda trasera, a veces solo un poquito y a veces hasta la mitad…. Con lo que lo mejor que nos podía pasar era que nos desequilibrara y nos obligara a hacer constantes juegos de equilibrio para no poner pie en el suelo,  y lo peor, que nos impidiera seguir pedaleando, obligándonos a sacar la bici del agujero e intentar volver a pedalear hasta que sin previo aviso la rueda trasera se volviera a hundir… Y esto podía durar todo el día… en cambio la rueda delantera a penas se hundía… Como dejaba entrever anteriormente, mis preferencias a la hora de repartir el peso en una bici pasarían para sobrecargar la rueda delantera en detrimento de la rueda trasera, pero no de una manera sutil, más bien de manera algo significativa.

Pero en este caso la solución más simple pasaba por repartir el peso sobre cada rueda al 50% aproximadamente. Montando un portabultos en la rueda delantera y cargando casi todo el equipaje con unas alforjas generosas, y utilizar las bolsas de bikepacking para repartir un poco mejor el peso entre en cuadro y la bolsa de sillín. De esta manera conseguiríamos que la rueda trasera se hundiera menos aun que la delantera se hundiera un poquito más. Un equilibrio que nos permitía pedalear durante más tiempo en condiciones de nieve blanda. Esto que parece muy evidente ahora que lo escribo, nos costó dos rutas invernales y unos cuantos kilómetros de penurias. Pero es un buen ejemplo de cómo adaptarse a las inconveniencias con solo jugar con el peso.

Dejando de lado las rutas por la nieve, ¿os habéis planteado en que situaciones un reparto distinto de los pesos os hubiera perjudicado menos? Quizás en una fuerte subida cuando la bici se levanta de delante, o en bajas rápidas por pista o asfalto donde tenemos que reducir la velocidad exageradamente para sentir que la bici no se descontrola…. Y muchas otras situaciones…

DAVID CASALPRIM

ESPAIBICI

 

2 comentarios en «Como distribuir la carga en la bicicleta»

  1. Gracias por tu aportación, David, me quedo más tranquilo al leerte pues yo pensaba que era un rarito. En mi viaje atravesando África entera llegué a esa misma conclusión que tú en las zonas de arena, y tras varias caídas y muchos atascos desplacé peso hacia delante con muy buenos resultados (pasé 5kg de detrás a delante) y pedaleaba desde la punta del sillín, además de otros pequeños detalles como bajar mucho el centro de gravedad y estrechar al máximo el volumen para evitar inercias. Mejoró la direccionalidad y la flotación, sobre todo porque era más fácil mantener la bici equilibrada durante el pedaleo llevando más controlada la dirección y ejerciendo sutiles correcciones de peso desde el sillín.
    Sobre barro también hay que modificar la distribución del equipaje, pero a mi entender por razones distintas.

  2. Pingback: Como distribuir la carga en la bicicleta – Parte 2 – Vaude Spain

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: