La península de Jandía

En esta crónica os proponemos una ruta en la isla  de Fuerteventura. Un pedacito de tierra cubierto de arena, volcanes, riscos y azotada por fuertes vientos que le otorgan un carácter salvaje y especial. . Famosa por su interminables playas de arena blanca su  costa de culto para los fanáticos del Windsurf . Bajo nuestra mirada , nos pareció un islote bastante intacto, non tan  retocado como algunas  de sus vecinas canarias, en todos sus rincones se respira autenticidad y sencillez.

La ruta recorre la península de Jandía. Se  trata de un espacio natural situado en la parte sur de la Isla.  Catalogado  como “Parque Natural” nos ofrecerá unos paisajes fabuloso y muy variados.  Desierto, playas, arenales, acantilados y barrancos serán el escenario de este “tour”. Este itinerario une Morro Jable con Punta Jandía a través de una vuelta circular que nos llevará  a visitar y contemplar la infinita playa de Cofete.

            Información técnica:

Punto de Inicio: Morro Jable. Concretamente del puerto

Distancia:  58 quilómetros      Desnivel: 1018 metros

Dificultad moderada o media.

Material : Ruta realizada en bicicleta de montaña.

Avituallamientos : No hay agua. En Puertito de la Cruz hay algún pequeño bar pero no siempre está abierto.  El único punto para reponer agua o comprar comida es en Cofete, pero está a pocos quilómetros del final de la ruta. Recomiendo ir bien provistos, sobretodo de agua.

Enlace a Wikiloc: https://ca.wikiloc.com/rutes-btt/fuerteventura-volta-pel-pn-de-jandia-97968485

 

Salimos de Morro Jable y  nos metemos en una pista llamada “Carretera Punta de Jandía”. Pedaleamos hacia el Oeste resiguiendo  el perfil costero, pista polvorienta pero con vistas fabulosas. Al cabo de unos 22 quilómetros llegamos al imponente Faro De Jandía, el extremo más meridional de la Isla. Nos parece muy auténtico Puertito de La Cruz un pequeño núcleo  de casas que conservan la estructura   tradicional de los pueblo pesqueros.  Deambulamos un rato por sus calles de tierra y seguidamente retomamos la pista dirección norte. Una señal nos indica que estamos a 5 quilómetros de Punta Pesebre, y hacia allí vamos.  Esta punta también es un rincón aislado, apartado y solitario. La pequeña construcción  que allí encontramos no es un faro propiamente dicho sino una pequeña torre  baliza cuya función era  orientar a al os barcos qué se  acercan por el Norte al  faro Jandía.

 

Para dejar Punta Pesebre en vez de seguir la pista nos metemos por unos senderos costero que discurren por terreno de barrancos i bloques rocoso, preciosa muy entretenido y poco ciclable. Tal vez es más práctico no haber dejado la pista. Retornamos a la carretera que nos ha llevado a Punta Jandía , esta vez deshacemos unos quilómetros dirección Este hasta llegar al desvío de la pista que se dirige a Cofete. Aquí encontramos más movimiento de vehículos que se dirigen a la playa. Cofete es una playa interminable, de arena blanca acariciada por un mar bravo e intenso.  Un espectáculo natural que aún se mantiene bastante salvaje.

 

La carretera sube unos quilómetros hasta llega al mirador,  donde alucinaremos con las vistas de la costa resguardada por las montañas de Jandía al fondo . Una vez superado  el collado-mirador nos deleitaremos con un magnifico descenso entre divertidas curvas y unas panorámicas marinas de postal. Cofete se merece una pausa para disfrutar de momento y del lugar. Después de recupar energías dejamos la costa para remontar las montañas de Jandía que separan Cofete del Gran Valle. Nos espera un corto pero empinado y intenso ascenso hasta la Degollada de Cofete, collado que es el punto más alto de nuestra ruta. Y ya desde la degollada solo nos quedará una deliciosa bajada bastante técnica a tramos que nos llevará de nuevo Morro de Jable.

A nosotros nos pareció una ruta buenísima, ideal para pedalear y con unos paisajes únicos.

             Quim Roumens y Lali Bofill

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Relacionado

Bici y kayak en Islandia

A las 21h desembarco del avión que me ha traído desde Barcelona hasta Madrid, allí me esperan Hilo y Javi, ambos con un extenso currículo

Wendestöcken

En el corazón de Suiza, en  los Alpes Berneses aparecen las paredes de Wendestock, unas murallas  verticales de roca sólida y lisa donde fuertes escaladores