5 actividades para disfrutar en Potrero chico (Monterrey, México)

Potrero Chico es un cañón que se encuentra a escasos 45’ en coche desde Monterrey. Aunque sea una escuela de escalada prácticamente equipada con bolts tiene una serie de atractivos que la hacen muy suculenta: la hospitalidad de los locales, los paisajes escarpados y la roca caliza en forma de regletas y agujeros poblando infinidad de placas.

A nivel internacional es conocido como uno de los mejores lugares de escalada de latinoamérica con más de 500 rutas de hasta 900 metros de altura en un entorno muy salvaje.  Las vías suelen estar habitadas por cactus y palmeras que en muchas ocasiones nacen de un pequeño agujero por lo que no suelen ser muy consistentes para asegurarse en ellas. Se ha de estar alerta con las serpientes de cascabel que viven en repisas y cavidades. El primer día de escalar allí se me ocurrió abrir una variante trad  y toqué una de ellas. Con suerte solo se me quedó mirando.

La mejor franja para escalar en Potrero Chico se encuentra entre octubre y mayo que es cuando el calor nos deja hacer actividad. Por otro lado, entre octubre y febrero se dan pocas lluvias. Yo me guié por la premisa de que allí las estaciones vienen un mes más tarde.

Ascensión al Toro 1500 msn

Es la cima más alta de Potrero Chico a 1500 m s.n.m. Seguir el cañón hasta el final y en la bifurcación coger la pista de la derecha que transita junto a unos ranchos. Llegados unos 500 m sale un camino a la derecha que indica claramente el Toro. Seguirlo en 700 m de desnivel durante 1h y 30’ aproximadamente. El camino pasa cerca del pico Viatores, cima para disfrutar de las vistas de la cara sur. Alcanzar la cresta, seguirla primero de bajada y luego de subida hasta la cima del toro. Descenso por la misma ruta en 55’.

Estrellita 365 m, 5.10b (6a+). Sector las Estrellas

Esta ruta de 12 largos tiene 2 partes bien diferenciadas: La primera busca de forma sinuosa la plataforma desde donde empieza el gran diedro y la segunda es un diedro perfecto hasta la cima. Descenso: rápeles por la cara norte hasta el cañón de los Lobos.

Time wave zero 700 m, 5.12a (7a+). Sector The time wave buttress

Con sus 23 largos es una de las rutas más largas de norteamérica. Muy rápida si se tiene una buena estrategia. Nosotros empezamos a las cinco de la mañana haciendo el segundo largo (6c) a oscuras (difícil). Hicimos los largos de 5º y 6º inferior al ensamble y en corto de 20 m. Eso sí, siempre con 2 seguros chapados entre los 2. De esta forma pude hacer el largo difícil (7a+) a vista con los primeros rayos de sol tocando la pared. Descenso en rápel por la misma ruta.

Land of the free 335 m, 5.12b (7b). Sector El Toro

Una clásica de dificultad de la escuela. Supera en 10 largos un escudo con un liquen que le da un color marrón característico.  El primer largo (7a desplomado) ya te hace dudar de si podrás poner el punto rojo a la ruta.  Luego es sexto grado muy mantenido hasta los 2 últimos largos que es donde se encuentran los largos de séptimo grado. Descenso en rápel por la misma ruta.

Afro Juan 120 m, 5.12c (7b+) en Outrage wall

Este es un sector desplomado y en donde es posible escalar lloviendo. Esto lo hace algo diferente al resto por el predominio de agujeros y chorreras. Un estilo muy atlético. La ruta supera en 4 largos sostenidos el gran muro del Outrage.  Descenso en rápel por la misma ruta

GUILLE CUADRADO

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: