PICO DE LAS NIEVES DESDE MASPALOMAS

Podríamos decir que la ascensión en bicicleta al Pico de las Nieves desde Maspalomas  es la escalada por excelencia de la Isla de Gran Canaria, posiblemente la más larga y la  más conocida. El Pico de las Nieves, con 1948 metros, se había considerado el punto más alto de la Isla, pero  mediciones actuales reconocen com tal “EL morro de la Agujereada” con 1957 metros, una elevación montañosa cercana. A la cual se puede acceder por una entretenida ascensión.

 

Os proponemos un recorrido en bicicleta de carretera bastante intenso por su desnivel, quilómetros y  paisajes espectaculares. Durante la ascensión algún descenso nos suavizará la escalada pero es una subida exigente y que requiere un buen rodaje  en este tipo de terreno.  Aún así, esta escalada,  es objeto  de peregrinación, por su clima  benévolo, belleza y un buen reto para el gran número de ciclistas que visitan esta isla tan acogedora y bonita. De la ruta resultaron 112 quilómetros con 2700  metros de desnivel positivo.  Como siempre que se puede, creamos una ruta circular.

            Enlace a Wikiloc:

https://ca.wikiloc.com/rutes-bicicleta-de-carretera/maspalomas-pico-de-las-nieves-99343801

 

Salimos temprano de Maspalomas, pues pasaremos por una carretera con cierta afluencia turística  y queremos evitarla. Arrancamos con una agradable subida hasta el Mirador de la Degollada de las Yeguas, donde vale la pena bajar de la bici y contemplar la panorámica del Barranco de Fataga. Disfrutamos de unos pocos quilómetros de bajada hasta que la carretera se empina para pasar los pueblecitos de Fataga y San Bartolomé de Tirajana. Pasado el bonito pueblo de Sequero nos rodean grandes paredes en los que hay  vías de escalada; Los Lomillos, El Risco de la Candelilla, Ayacata.  Un paisaje bien sabroso que al contemplarlo nos entretiene y nos suaviza el ascenso.

 

Llegamos  al cruce de Ayacata y significa que ya hemos hecho dos tercera partes de la  escalada, ahora nos quedarán unos  11quilómetros y 600m de desnivel parar llegar al Pico de las Nieves. La carretera es estrecha y con muchas curvas, pasamos la Degollada de la Goleta, zona de aparcamiento para ir la mítico Roque Nublo. En este tramo hay que tener cuidada pues hay bastante movimiento de vehículos. Seguidamente nos metemos en Llanos de La Pez, un preciosa zona boscosa de pino canario a la que le siguen  unas buenas rampas que nos permiten alcanzar coronar El Pico De Las Nieves. Hasta aquí hemos recorrido 45 quilómetros con 2100 metros de desnivel, una buena dosis de subida en pocos quilómetros.

 

El día es espectacular y podremos disfrutar de unas vistas preciosas de la Isla y su vecina Tenerife con el característico perfil del Teide. Activamos modo “descenso”, a disfrutar de las curvas y dar un respiro a las piernas. Para no bajar por la misma carretera de la subida, cuando llegamos a Sequero nos desviamos a nuestra izquierda por la carretera GC654.  Nos encontramos en el corazón de la isla, entre riscos, ríos secos y barrancos volcánicos. El paisaje  es increíblemente espectacular y muy solitario, pero el estado del pavimento está deteriorado e incomoda la bajada.  Cruzamos algunos núcleos de casas aisladas y caseríos canarios y después de este peculiar tramo alcanzamos la carretera CG65 (más general y concurrida). Pasamos  Santa Lucia de Tirajana, el asfalto es  bien bueno y el descenso agradable, y como no , sigue siendo espectacular.  Esta ruta pasa por la Fortaleza de Ansite, un roque, un enclave histórico y natural que se merece una visita.

 

Finalmente, pasado el pueblo de Sardina, nos desviamos hacia el Oeste por la GC500, una carretera paralela a la costa. Ahora ya con menos encanto y soledad. Afortunadamente tendremos el viento que soplará a nuestro favor y facilitará el paso por este territorio turístico a  primera línea de mar que nos lleva hasta Maspalomas. Y con esta ruta hemos podido conocer las dispares caras de Gran Canaria, sus zonas costeras más turísticas, sus carreteras, barrancos, montañas, miradores y paisajes de colores volcánicos  mezclados con les majestuosidad de sus pinares canarios.

 

Y para acabar os recomiendo encarecidamente subir al Pico de las Nieves a última hora del día y disfrutar de una deliciosa  puesta de sol, que desaparece detrás del Teide y Roque Nublo.

Quim Roumens y Lali Bofill

 

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Relacionado